Supervisan rehabilitación de acceso a playas y cumplimiento de programas escolares en Izabal

En una gira de trabajo en el departamento de Izabal, el presidente Jimmy Morales supervisó el cumplimiento de los programas de apoyo a la educación y la rehabilitación de un tramo carretero de 17.3 kilómetros, la cual beneficiará a más de 67 mil personas y contribuirá al cómodo desplazamiento de los turistas en esta Semana Santa, pues une playa Mariscos y playa Dorada.

El establecimiento supervisado fue la Escuela Oficial Rural Mixta, de Aldea Cocales, en el municipio de Los Amates, donde verificó que, por medio de la Organización de Padres de Familia –OPF-, se realizaron mejoras a la infraestructura, con fondos del quinto programa escolar.

Las mejoras consistieron en el cambio del techo, instalación de electricidad, piso y puertas, construcción del muro perimetral y pintura a todo el edificio, con una inversión de Q31 mil.

El mandatario interactuó con los estudiantes, para verificar de “primera mano” que ya no reciben una refacción, sino alimentación formal, con la que “hay más posibilidades que los niños puedan ser mejor nutridos”. En ese contexto expresó: “Estamos cumpliendo, gracias por la oportunidad que nos dieron de servirles”.

Posteriormente, supervisó los trabajos de reposición de asfalto de la carretera que empieza en la ruta CA-9 Norte, kilómetro 220, en el lugar denominado Trincheras, con rumbo Norte hasta Mariscos y luego hacia el Oeste, finalizando en Playa Dorada, Los Amates. La inversión ascendió a 48.5 millones.

Indicó que para que culmine el proyecto hacen falta unas cunetas y que “el dinero del pueblo debe regresar el pueblo en obras”. Manifestó que construir un país es responsabilidad de todos los ciudadanos y que las empresas constructoras han sido responsables en cumplir con los proyectos, los cuales incluyen garantía. “Estamos seguros que estamos haciendo bien las cosas”, subrayó.

Concluyó su mensaje reiterando el llamado a cuidar la infraestructura vial. “Los peores enemigos de las carreteras son la basura y el agua”, señaló, al momento de instar a los niños a no tirarla en las carreteras ni en las cunetas, para evitar que las tuberías colapsen durante el invierno.

A profesores, padres de familia, líderes comunitarios y autoridades los exhortó a desarrollar proyectos “que nos permitan reciclar la basura, para reutilizar los materiales y darle más vida a la carretera”.