Presidente Morales señala a CICIG de convertirse en estructura criminal que cooptó la justicia y exige informe de su actuar

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales Cabrera, señaló a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala -CICIG- de convertirse en “una estructura criminal que cooptó la justicia guatemalteca” y exigió a la Organización de las Naciones Unidas -ONU- un “informe exhaustivo del actuar” del ente internacional.

Durante su intervención en la 74 Asamblea General de la ONU, que se desarrolla en Nueva York, el mandatario aludió a la Secretaría General de la ONU, a la cual criticó por vulnerar los principios democráticos de autodeterminación.

“La Secretaría General de este alto organismo multilateral polarizó a la sociedad guatemalteca a través de la CICIG”, expresó, tras referir que el ente investigador “no respetó las leyes, socavó la autonomía institucional, puso en riesgo la paz social y desafió la gobernabilidad de la nación”. En este sentido, lamentó que los atropellos se realizaran “bajo la máscara de la lucha contra la corrupción y la impunidad”.

El gobernante también denunció ante el foro multilateral los excesos cometidos por Iván Velásquez al frente de la CICIG, al convertir la persecución penal en una herramienta de persecución selectiva y acoso político, vulnerando derechos universales. “Irrespetó el principio de presunción de inocencia, el derecho a la legítima defensa y la garantía judicial del debido proceso, abusando del digno cargo que le fue encomendado”, mencionó.

Seguidamente, el presidente Morales preguntó a quién rendía cuentas la CICIG. ¿A la Secretaría General de las Naciones Unidas, a los países donantes o al Gobierno de Guatemala? Previo a responder estas interrogantes, pidió meditar sobre lo siguiente: “Si el país donde operaba la CICIG presentó sus preocupaciones de los abusos cometidos por la CICIG a la Secretaría General, “¿por qué fueron ignoradas estas preocupaciones?”.

Luego de asegurar que el cierre de la Comisión no tendrá repercusiones en los procesos judiciales y reafirmar que “ni un centavo de todo lo donado a la CICIG fue administrado por el Gobierno de Guatemala”, el mandatario consideró oportuno “que la Secretaría General informe a detalle el uso de los recursos ejecutados y no ejecutados, desde el establecimiento hasta el cierre”.

El mandatario aprovechó para preguntar ¿quién dará una explicación a los familiares de las víctimas de la CICIG?, dado que “hubo personas que murieron por el abuso de la prisión preventiva, otras fueron privadas de su libertad por años y luego fueron absueltas por falta de pruebas”.

Esto es grave, manifestó, “pero hay algo más grave y delicado que no debemos olvidar: el uso de testigos falsos y de la calumnia mediática”. Inmediatamente, después, el gobernante exigió un informe exhaustivo del actuar de la CICIG.

Finalmente, el presidente de Guatemala rechazó la intención de la Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos -OACNUDH- de investigar lo ocurrido en Izabal, donde tres miembros de las fuerzas armadas fueron asesinados. “Este es otro ejemplo de los abusos que agencias de Naciones Unidas cometen en mi país”, anotó, al advertir que el Gobierno no permitirá la investigación y recordó que esta es una tarea que corresponde al Ministerio Público y a las fuerzas de seguridad de Guatemala.