Entregan centro permanente de asistencia médica en Jocotán

El presidente Jimmy Morales y su esposa, Patricia Marroquín de Morales, entregaron el Centro de Atención Permanente –CAP- a los pobladores de Jocotán, Chiquimula. La obra beneficiará a más de 400 mil habitantes de la región.

Al acto inaugural asistió el ministro de la Defensa, Luis Miguel Ralda, y representantes de las entidades involucradas en la ejecución del proyecto: municipalidad de Jocotán, fundación Esperanza de Vida, Cementos Progreso y Fundación Tigo.

En su intervención, el mandatario agradeció a Dios “por darme el privilegio de servir a la nación desde la Presidencia”, a su esposa por ser “una mujer de mil batallas”, y a las instituciones que contribuyeron, por tener la disposición, junto con el Gobierno, de construir el CAP, que prestará servicio las 24 horas en ginecoobstetricia, cuidados materno-infantiles y pediatría.

Especificó que la comuna aportó el terreno para la edificación del centro, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Guatemala –CIEG- la mano de la obra, el sector privado los materiales y el ministerio de Salud será el encargado de su funcionamiento, para lo cual destinará el próximo año Q7.8 millones.

Resaltó que cuando no había medicinas en los hospitales, al iniciar su administración, organizaciones como Esperanza de Vida colaboraron con el abastecimiento y las más de 300 escuelas que Fundación Tigo ha construido en todo el país, al igual que el trabajo que la Primera Dama ha realizado en favor de los niños, mujeres y adultos mayores.

Expresó que lo más “lindo” de Jocotán es su gente, razón por la cual se trabaja para que “la gente sea sana y estudiada” e instó a los padres a enviar a sus hijas e hijos a la escuela, porque “estamos trabajando fuertemente en la educación”.

La inversión en la construcción del CAP fue de Q8.5 millones. Este centro también atenderá enfermedades inmunoprevenibles, infecciones respiratorias agudas, enfermedades transmitidas por alimentos y agua y enfermedades vasculares.

Marroquín de Morales dijo sentirse “feliz y emocionada que el centro lleve mi nombre, pero mucho más comprometida con mi país y para servir desde el lugar en el que esté”, mientras que Mario López, representante de Fundación TIGO, manifestó que el proyecto es resultado de “trabajar juntos en la misma dirección”.