“La reinserción podrá cambiar la vida de los jóvenes y la del país”

El presidente Jimmy Morales participó en la colocación de la primera piedra del Centro Especializado de Reinserción -CER- y Casa Intermedia para Jóvenes en Conflicto con la Ley Penal, que será construido en el municipio de San José Pinula, Guatemala, subrayando que la inversión en reinserción podrá cambiar la vida de los jóvenes, la de sus familias y la del país.

En el acto protocolario, el mandatario estuvo acompañado por la primera dama de la nación, Patricia Marroquín de Morales, la secretaria de Bienestar Social, Ana Patricia Contreras, el embajador de Estados Unidos, Luis Arreaga, y el fundador del modelo penitenciario, Roberto Santana.

En su discurso, el gobernante resaltó que es más rentable invertir en la reinserción de los jóvenes que en la reincidencia, porque este proceso “podrá cambiar la vida de ellos, la de su familia, la de sus comunidades, la del país y la de vecinos países”.

Advirtió que a este esfuerzo se suma la política de Prevención de la Violencia y el Delito, lanzada el año pasado. “La hemos estado multiplicando a través de las alcaldías, más de 200 alcaldes la han adoptado”, indicó el Jefe del Ejecutivo, reparando en que la política es interinstitucional e involucra a los gobiernos locales, sociedad civil y otros sectores.

En cuanto a la reforma penitenciaria, el presidente Morales dijo sentirse feliz “porque ya es una realidad”. Los agentes que se formaron en República Dominicana han “realizado un trabajo verdaderamente admirable” y ahora se cuenta con una academia para los agentes penitenciarios, pues “tenemos las capacidades y el talento”.

Arreaga indicó que este proyecto forma parte de un convenio firmado entre la Secretaría de Bienestar Social y la Oficina de Asuntos Antinarcóticos y Aplicación de la Ley de la embajada de los Estados Unidos, y contempla $3 millones, como muestra de “nuestro compromiso con el Gobierno del presidente Morales”, porque los jóvenes en conflicto con la ley penal “tienen un gran potencial y también son parte del futuro de este país”.

La nueva sede tendrá capacidad para albergar a 400 adolescentes, a quienes se les brindará educación de nivel básico y universitario. Además el impacto será positivo para más de dos mil jóvenes en proceso de reinserción del departamento de Guatemala, la región de occidente, suroriente y suroccidente del país.