“Decisión trascendental se tomará en la consulta popular”

El presidente Jimmy Morales llegó a Quetzaltenango para dirigirse a alcaldes, líderes comunitarios y estudiantes de este departamento y de Huehuetenango, para que motiven a sus comunidades a participar en la consulta popular por el diferendo territorial, insular y marítimo con Belice, pues la decisión que ahí se tome será trascendental.

En el salón del campo de la Feria de Quetzaltenango, el mandatario resaltó que este “es un tema de Estado y no de Gobierno”, que se suscitó desde antes de la independencia de Guatemala, cuando la Corona Española le dio permiso para cortar árboles de tinte a Inglaterra.

Después de la independencia empezó el reclamo, que originó acuerdos incumplidos por parte de Inglaterra, por lo cual, “parte del territorio beliceño es guatemalteco”, señaló el gobernante. La Constitución, desde 1985, permite al Ejecutivo negociar con Belice para encontrar soluciones a esa diferencia, pero después de obtener la autorización del Congreso y de consultarle al pueblo.

El pueblo, en esta generación, puede dar “un paso más en la solución pacífica del diferendo, para reclamar lo que nos corresponde históricamente como nación”, subrayó el Jefe del Ejecutivo, porque en 1991 se reconoció la autoproclamación de la independencia del pueblo beliceño y su gobierno, mas no del territorio.

“No estamos peleando con Belice”, aclaró el presidente Morales, pero son 200 años en los que generaciones pasadas no han tomado la decisión de buscar una solución total y definitiva. Por tal razón, “no podemos quedarnos de brazos cruzados ante algo que todavía se puede reclamar, con pruebas”. Agregó que la buena voluntad de solucionar pacíficamente este problema también ha sido manifestada por autoridades beliceñas.

El mandatario refirió que este 15 de abril “tenemos la oportunidad de presentarnos frente a las urnas para votar por Guatemala”, a fin de decidir si el caso se lleva a la Corte Internacional de Justicia –CIJ-. Finalizó, insistiendo sobre la necesidad que las comunidades se organicen para asistir a los centros de votación, porque será “una decisión trascendental” para el país.

La canciller Sandra Jovel expresó que después de 200 años “llegó el momento de consultarle al pueblo para saber qué podemos hacer con el diferendo”, porque los diplomáticos ya negociaron y llegaron a la conclusión que el caso lo debe resolver la CIJ, pero “el único que pueden autorizar es el pueblo”.