“Un caminante que dejó huellas profundas en su vida, su familia y la nación”

En un discurso sentido, en el que reconoció el legado del expresidente y alcalde de la ciudad de Guatemala, Álvaro Arzú, el Jefe del Organismo Ejecutivo, Jimmy Morales, parafraseó el poema de Antonio Machado y expresó: “Este amigo caminante nos dejó, pero nos dejó huellas profundas que no solamente son huellas en su vida y en la de su familia, sino de riqueza para nuestra nación”.

Durante su intervención de 10 minutos, la que escucharon la primera dama, Patricia de Morales, el Gabinete de Gobierno, la esposa del alcalde, Patricia Escobar de Arzú, los hijos del expresidente y altos directivos de la Municipalidad de Guatemala y exfuncionarios de la administración arzuísta, el mandatario se dirigió a diferentes personas y sectores.

“Quiero enviar un mensaje a la nación: él firmó la paz, después de 36 años de conflicto, de sufrimiento”, externó. Valoró que ahora que se renueva la red vial, ha escuchado decir que, desde tiempos de Arzú, cuando se construyó la carretera, no se había hecho nada más. “Y no lo digo yo, lo dice gente sincera, donde el amigo caminante dejó mucha huella”, subrayó.

En su intervención, el Presidente valoró el carácter de Arzú. “Nunca tuvo un doble discurso, su sí fue sí y su no fue no”. Agregó: “defendió lo que creía y fue amado por muchos. Su memoria perdurará en los libros de la nación y en los corazones de quienes le admiramos y quisimos”.

Se dirigió también a la ciudad y lamentó que se haya ido “uno de los más grandes líderes, un constructor, un generador de arte, un filántropo de corazón”. Los colaboradores de la Municipalidad también fueron incluidos: “no se quedan solos, el equipo de trabajo que el alcalde Arzú formó, queda al mando”.

Luego de recitar el poema de San Agustín, “No llores si me amas”, un pensamiento que habla sobre la vida eterna, el presidente Morales pronunció palabras de aliento para doña Patricia Escobar de Arzú, mientras le expresaba al presidente del Congreso e hijo del alcalde los motivos que tiene para sentirse orgulloso de su padre.

A la comunidad internacional, le dijo: “Guatemala es una República soberana. Nosotros les respetamos, respétennos igual. Los apoyamos sin condiciones, ese mismo apoyo esperamos de ustedes”. Mencionó que han sido tiempos difíciles, pero “hoy más que nunca Guatemala está unida para poner en orden muchas cosas que hemos permitido que se pierdan”.

El llamado al pueblo fue el de siempre: “vivir bajo ese Estado de Derecho que hemos decidido adoptar, bajo una Constitución y un marco legal que nos permiten luchar por la vida, por la familia y por las personas”.

Durante las honras fúnebres en el Palacio Nacional de la Cultura, el gobernante y las autoridades presentes formaron vallas al féretro del jefe edil. En este recinto permanecieron los restos mortales hasta la mañana del domingo, cuando se trasladó al palacio municipal de la capital.